Te has preguntado alguna vez que le reclamarías a Dios (Creador)?

Te has preguntado alguna vez que le reclamarías a Dios (Creador)?

Este tema y otros que vengan al caso lo iremos viendo por este rincon del ciberespacio, ya lo sé, me hago cargo...

martes, 24 de marzo de 2015

Jesucristo

Soy el que soy, el alfa y la omega, el principio y el fin.

- Yo los bautizo a ustedes con agua para que se arrepientan. Pero el que viene después de mí es más poderoso que yo, y ni siquiera merezco llevarle las sandalias. Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. Tiene el rastrillo en la mano y limpiará su era, recogiendo el trigo en su granero; la paja, en cambio, la quemará con fuego que nunca se apagará. Mt. 3:11-12

Que ha dicho Nuestro Señor Jesucristo sobre el fin? (pues tendremos un fin):

- S. Mateo 4:17 RVR1960

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

- S. Mateo 4:19 RVR1960

Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

- S. Mateo 5:3-12 RVR1960

Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.  Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.  Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.  Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.  Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.  Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.  Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.  Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.  Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

- S. Mateo 5:13 RVR1960

Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

- S. Mateo 5:14-16 RVR1960

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

- S. Mateo 5:17-20 RVR1960

No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.  De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.

- S. Mateo 5:21-26 RVR1960

Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.
 
- S. Mateo 5:27-30 RVR1960

Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.  Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.  Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

- S. Mateo 5:31-32 RVR1960

También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio.  Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.

- S. Mateo 5:33-37 RVR1960

Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos.  Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios;  ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.  Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

- S. Mateo 5:38-48 RVR1960

Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente.  Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.  Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. 

- S. Mateo 7:11, 13-14 RVR1960

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan? Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.


jueves, 23 de octubre de 2014

El problema está en el interior

El mejoramiento del nivel de vida, como se puede constatar en el mundo, está lejos de corresponder a un mayor bienestar en cuanto a la mente y al comportamiento de los individuos. Cada vez son más numerosas las personas estresadas, desorientadas y deprimidas.
Nuestra sociedad moderna, creyendo haber dominado la pobreza en ciertos países, pensaba que ya tenía la clave de la felicidad. Creía que la humanidad, liberada gracias a los progresos materiales y médicos, al fin iba a pasar la frontera de la felicidad. ¡Grave error!
De hecho, la primera causa de los problemas está en el interior. Se trata de ese desorden del corazón que hace que el ser humano enferme moralmente, que esté insatisfecho y, como consecuencia, que sea incapaz de ser feliz. Tiene una sed interior que no puede calmar ni mediente sí mismo ni mediante el bienestar material. Ignora el sentido de su vida y el significado del mundo que le rodea; todo parece superficial. Este conocimiento de la vida sólo puede venir de Aquel que está en el origen de todo, es decir, de Dios mismo.
Por eso es necesario leer la Biblia (compendio de libros que fueron escritos acerca de la proximidad de Dios con el hombre), la Palabra de Dios donde es contada su historia. Ésa es la única fuente que puede apagar nuestra sed espiritual. 

Jesús dijo: "Si alguno tiene sed, venga a mí y beba" (Juan 7:37)

¡Vayamos a esa fuente: leamos la Palabra de Dios! En ella no sólo hallaremos la respuesta a nuestras necesidades espirituales más profundas, sino que aprenderemos a conocer a Aquel que es el fundamento de la esperanza cristiana. Él dará un sentido a nuestra vida, pues nos ama.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Hay mucho que decir y poco de lo que quiero escribir.

          Es un hecho que hablamos demás, otros un poco mas y otros como su servidor un poco menos.

         Al intentar exponer la idea de lo que tenemos en nuestra mente faltan palabras para describir aquello (ese es mi caso), así que al momento de intentar traer la idea al exterior para compartir con mis semejantes el conjunto de palabras gira en torno a una idea que la tengo fija en la mente pero donde el receptor se encuentra ajeno a la misma y no comprende exactamente de lo que estoy hablando en la concepción toda o absoluta y solo se fija otra idea con relación de aquello que quiero transmitir, y así esta vida es una gran comunicación a medias y muchos malos entendidos.

         Y cuando se trata de conversar en medio de un ambiente inestable como el enojo, en estado de ánimo de disgusto, las mismas ideas se tornan confusas y encontrar las palabras correctas es toda una encrucijada para el autor de esta nota.

         Para poder expresar una idea claramente necesito calmar ese estado de ánimo desordenado producto de una situación de disgusto o enfado.

         Por lo tanto me apego al estatuto celestial de guardar silencio.

         Y por guardar silencio, la contraparte demandante en la cuestión de enfado, porque se enfadaría ante mi falta de respuesta?

         Un “ahora no por favor” debería ser suficiente para solicitar una tregua en la discusión y poder renovar los vientos de claridad en la mente.
        
         “Ahora no por favor” no quiere decir; ya no lo hablaremos nunca más, implica según su contexto, que ese momento no es adecuado y en otro momento se dará las condiciones para tratar el caso.

         Entonces mantente en comunicación para comulgar tus ideas con los que te rodean, pero no pierdas el control de tus palabras, que es lo que ocurre en medio de los disgustos.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Arrancamos...

Hoy fue un día que me ha costado afrontar, me refiero en cuanto a la interrelación con las personas conocidas y extrañas.

En cuanto a las personas extrañas, podemos darles una respuesta y no volver a saber de ellas... mas en cuanto a las personas conocidas la respuesta deben ser pensadas, pues ellas estarán al asecho de un próximo encuentro.

Me gusta hablar y discutir con pasión temas que son de mi interés, me engancho fácilmente a un debate de contenido y elementos interesantes, pero así también sé guardar silencio (aunque dentro de mí el relog de la bomba haya marcado 0 segundos para la explosión).

Dios me conoce bastante bien y me siento aliviado de haya alguien que sepa lo que ocurre dentro de mi ser en determinados momentos indescriptibles (guerra interior) cuando algo dentro mío podría elegir una mala palabra o el otro que hojea a máxima velocidad el diccionario de sinónimos para escoger la palabra mas suave posible...

En fin, explotar o no explotar, he ahí el dilema...

Hoy acuñé la siguiente frase en mi muro personal de un red social muy conocida: - he aprendido a palos que la única respuesta razonable viable para un ignorante es el silencio, es una ley natural. Ese tipo de espécimen no digiere otra cosa.

Ojo ignorante somos todos, pues cada quien ignora temas diferentes (nadie lo sabe todo) Entonces concluyo que aquella persona no sabe nada a cerca a de lo que se está refiriendo, ignorante del tema que vocifera.

Esto viene a consecuencia de frases inoportunas dichas por otras personas relacionadas a tareas que uno desempeña en su trabajo o vida (críticas destructivas). Lo que suma solo suma y lo que resta solo resta, por la ley de la física de este mundo no se logrará que una resta sume... así que no realicemos restas para con los demás, debemos aportar y muchas veces el silencio como respuesta es lo mas sensato.

Así que cuando tengas un agente restador cerca tuyo podrías callar y meditar sobre el evento cosmológico y luego como yo podrías escribirme o escribir para ti algo bueno que sume a tu vida...

Siempre estaremos rozando con todos, sacándonos chispas unos de otros, es la ley fundamental del este mundo físico, pues nadie puede traspasar a su prójimo, solo chocarlo (impacto) o rozarlo (leve toque)...

Hasta la próxima...

Te has preguntado alguna vez que le reclamarías a Dios (Creador)?

Este tema y otros que vengan al caso lo iremos viendo por este rincon del ciberespacio, ya lo sé, me hago cargo...